Fundación Redeslife

Apoya estudio dieta restringida para niños con déficit de atención

04/05/2011
Buscan determinar si ciertos alimentos empeoran su condición
FUENTE: El Financiero en línea

Los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) deberían consumir una dieta especial para ayudar a determinar si ciertos alimentos empeoran su condición, informaron el viernes científicos holandeses.

En un estudio sobre 100 niños con TDAH, uno de los desórdenes mentales infantiles más comunes, expertos de la Universidad de Radboud y del Centro de Investigación del TDAH en Holanda hallaron que una dieta restringida generaba importantes mejoras en los síntomas de algunos pacientes.

"La intervención alimenticia debería evaluarse en todos los niños con TDAH", indicaron los científicos en la revista médica The Lancet.

El TDAH está estimado que afecta a alrededor del 3 al 5 por ciento de los chicos de todo el mundo. Los niños con TDAH son extremadamente activos, impulsivos y distraídos, y suelen tener dificultades en el hogar y en la escuela.

No hay cura, pero los síntomas pueden mantenerse bajo control con una combinación de fármacos y terapia conductual.

Estudios previos sugirieron que en algunos niños, el TDAH sería un desorden alérgico o de hipersensibilidad que podría estar impulsado por algún tipo de alimento que causa reacciones alérgicas.

En este estudio, los chicos de 4 a 8 años diagnosticados con TDAH fueron divididos en dos grupos a los que se les asignó una dieta de eliminación o una alimentación general saludable durante cinco semanas.

Jan Buitelaar, de la Universidad de Radboud, que dirigió el estudio, indicó en una entrevista telefónica que la dieta de eliminación estaba restringida a arroz, agua, carne blanca como el pavo y algunas frutas y vegetales que generalmente no son consideradas alergénicas.

Los alimentos como el trigo, los tomates, las naranjas, los huevos y los productos lácteos se mantuvieron fuera de la dieta dado que suelen estar relacionados con alergias o intolerancias alimenticias.

Luego de cinco semanas, los chicos que reaccionaron bien a la dieta restringida pasaron a una segunda fase en la que se agregaban paulatinamente distintos grupos de alimentos a la dieta y se monitoreaban sus síntomas para ver si empeoraban.

Los alimentos escogidos fueron diferentes para cada niño, en base a resultados sanguíneos.

En la primera fase, el 64 por ciento de los niños con la dieta limitada presentó mejoras significativas en sus síntomas de TDAH, dijo Buitelaar.

Expertos externos que comentaron sobre la investigación señalaron que ofrece una "evidencia excelente" de que los cambios en la alimentación podrían ser muy beneficiosos para algunos chicos con TDAH, aunque cuestionaron si la medida sería sustentable en términos de tiempo y recursos.

"Debemos saber más sobre cuán costosa es la intervención, cuán motivados deben estar los padres para hacerla funcionar y cuán fácil es para los padres hacer que su hijo con TDAH adhiera a la dieta", dijo David Daley, profesor de intervención psicológica y cambios de conducta de la Nottingham University. (Con información de Reuters/MVC)


Estos niños pueden reaccionar frente a sustancias químicas contenidas en los alimentos. Por supuesto, los niños vegetarianos consumen menos “comida chatarra”, pero también pueden estar expuestos cuando su comida no es tan natural como debiera.

Los dulces, las bebidas y las galletitas, que contienen un colorante amarillo llamado tartrazina, son altamente perturbadores.

Las bebidas gaseosas contienen, para hacerlas espumosas, ácido fosfórico, que producen hiperactividad.

Los cereales son muy buenos, pero siempre que no contengan colorantes y aromatizantes artificiales.

Deben suprimirse las tortas y todo en general, que contenga harina común. Debe reemplazarse por harina integral.

Los helados deberán elaborarse en casa, sin colorantes ni aromatizantes artificiales.

Los yogures deben ser naturales. Si le gustan con frutas, puede agregarse frutas frescas. Los quesos deben ser sin colorantes.

Utilizar aceite o manteca sin colorante ni aditivos. Suprimir las margarinas. Si consumen mostaza o mayonesa, deberán ser de elaboración casera.

En la Universidad estatal de California, el criminólogo norteamericano, Steven Schoenthaler, realizó una investigación que probó la relación entre los aditivos presentes en las comidas procesadas y la hiperactividad extrema, que podía llegar hasta la delincuencia.

Es recomendado también para tratar su sintomatología el aceite de onagra.
Actualmente su uso es especialmente en forma de aceite, que se obtiene de los granos rojizos, que son sus semillas contenidas en la flor, mediante la técnica de presión en frío.
Su acción terapéutica es por su contenido en omega 6, importante para la vida celular, ya que contiene dosis suficiente de ácido gamma-linolénico, que los demás aceites vegetales no poseen, ya que solo tienen ácido linoleico, que este aceite además, también contiene, aportando por consiguiente los ácidos grasos esenciales para el organismo.

En el caso de los niños hiperactivos es un gran aliado en su tratamiento.

Se puede hallar en las farmacias en cápsulas de 500 mg. Su prescripción y posología, deberá ser prescripta por profesional autorizado.

COLORANTES Y ADITIVOS
Se realizó en Gran Bretaña, y confirma el efecto nocivo de colorantes y aditivos que refuerzan los síntomas de la enfermedad. Por supuesto, no la provocan, pero sí contribuyen a acentuarla.
La investigación fue efectuada por la Universidad de Southampton, por encargo de la agencia británica de Estándar Alimentarios. Se estudió niños de entre 3 y 9 años que registraron incremento de su impulsividad y falta de concentración, luego de consumir bebidas y golosinas que contenían en su elaboración, conservantes y colorantes (distintos tonos de amarillos, rojos y benzoato de sodio). Aún no se conoce el efecto acumulativo que provocan estas sustancias, que persisten en sus efectos hasta dos horas luego de ingeridas. Tener en cuenta que cuanto más intenso es el color de las galletitas más cantidad poseen de colorantes.

Unas horas al aire libre en contacto con la naturaleza pueden ser la mejor terapia para los niños hiperactivos es decir con síndrome por déficit de atención. Un parque, una granja, el jardín trasero de casa... cualquier terreno con unos centímetros cuadrados de hierba puede servir para aliviar los síntomas producidos por este trastorno, caracterizado por la hiperactividad, la impulsividad y la falta de atención.

Así lo han demostrado científicos de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) después de estudiar a 452 familias con niños hiperactivos en edades comprendidas entre los cinco y los 18 años. Según las respuestas de sus padres, los pequeños se mostraban más calmados después de realizar actividades al aire libre, y se mostraban más tranquilos en la hora posterior que cuando jugaban en instalaciones cerradas, tanto al salir del colegio como durante los fines de semana.

Entre los aspectos mencionados por las familias destacaron la capacidad de los niños hiperactivos para concentrarse en tareas poco atractivas, seguir instrucciones, escuchar a los mayores y terminar pequeños quehaceres. Los beneficios fueron similares para todos ellos, independientemente de que viviesen en zonas rurales o urbanas, costeras o de interior, y sin diferencias de género o estatus socioeconómico.

A juicio de los investigadores, dirigidos por los doctores Frances Kuo y Andrea Farber, "estos descubrimientos tienen importantes implicaciones". En su opinión una pequeña dosis de 'tiempo verde' al día podría facilitar el control de este síndrome de déficit de atención (ADHD según la terminología anglosajona) Atravesar alguna zona verde de camino al colegio o elegir un lugar de juegos con hierba en lugar de con cemento son algunos de los consejos que dirigen a los padres, "no hace falta ir a un bosque muy lejano".

En opinión de los autores, todo son ventajas: se pueden aprovechar las zonas verdes más cercanas, es gratis y fácilmente accesible para todo el mundo, carece de cualquier tipo de estigma social y además, carece de efectos secundarios.

"Aunque los actuales tratamientos farmacológicos son efectivos para la mayoría de los niños con ADHD", explica el doctor Frances, "muchos de ellos no los pueden tolerar". A su juicio, la alternativa natural no sólo permitirá aumentar la eficacia de los tratamientos en los niños hiperactivos que están ya recibiendo la terapia, sino que podría convertirse en una alternativa eficaz para el resto.






Atras


Teléfono: 912 79 27 25